Piel y frio

Proteger la piel del frío. La batalla más importante del invierno

En invierno nuestra piel sufre mucho. El frío no es el mejor aliado para la piel, la propensión a los problemas cutáneos es muy habitual en estas fechas.

Los capilares de la piel se contraen lo que conlleva una disminución de la irrigación y por lo tanto no llega suficiente oxigeno ni tampoco llegan nutrientes suficientes a la epidermis lo que provoca un aspecto apagado de nuestra piel. La acumulación de células muertas se hace notable provocando sensación de tirantez dejando la piel seca y mucho más sensible.

Es muy habitual la aparición de rojeces siendo mucho más común en personas con piel sensible, piel seca, fina y clara. Al tener menos glándulas sebáceas su barrera protectora de la piel está debilitada y aunque aparentemente parecen únicamente problemas estéticos, los dermatólogos opinan que deben tomarse medidas oportunas a partir de los 35 años porque puede convertirse en una afección de la piel muchos más severa.

Los cambios de temperatura del interior al exterior por ejemplo tienen mucho que ver también con este problema. El calor que tenemos en nuestras viviendas o lugares de trabajo dilata los capilares mientras que el frío del exterior los constriñe provocando cambios en los capilares.

No podemos olvidar las propias inclemencias del duro invierno. Viento, lluvia, frío, nieve…  estas inclemencias invernales contribuyen a deshidratar la piel siendo mucho más incisivas en el rostro y manos ya que son las partes de nuestro cuerpo que están más expuestas.

Consejos para proteger la piel del frío: ¿ cómo proteger la piel en invierno?

Debemos mantener nuestra rutina de limpieza diaria haciendo mayor hincapié en una limpieza facial profunda que permita eliminar todas las impurezas. Una buena hidratación es imprescindible. Aunque el 90% de nuestro cuerpo está cubierto en inverno, también está expuesto a las duras inclemencias. Mantener una hidratación diaria aportará flexibilidad y nutrientes a nuestra piel corporal. En el caso del rostro y manos esta hidratación tiene que completarse mañana y noche. No dudes en aplicar cremas más nutritivas e hidratantes en esta época del año.

Las pieles sensibles, más propensas a las rojeces, deben tener mucho cuidado cuando elijan sus productos de cosmética ya que deben utilizar los productos más adecuados para su tipo de piel. Estas pieles necesitan una mayor hidratación que les forme una barrera protectora contra los agentes externos.

Estas pieles sensibles no deben mantener una exfoliación muy regular. Un peeling químico eliminará la piel de células muertas facilitando la absorción de las cremas aumentando su efectividad.

Podemos encontrar en el mercado serums y cremas hidratantes o nutritivas específicas contra las rojeces que protegen y refuerzan los capilares de la piel incluso previniendo su aparición, trabajando a nivel de microcirculación y aportando colágeno para evitar su permeabilidad.

No olvides un buen protector solar también en inverno. Tenemos tendencia a proteger nuestra piel del sol sólo cuando aparece y se muestra evidente por su calor y para proteger tu piel nada más alejado de la realidad. En invierno los rayos ultravioletas ejercen la misma “mala” influencia” en nuestra piel que en verano. Una vez aplicada tu rutina de belleza no olvides aplicar un protector solar específico para el rostro con protección 50 o bien utiliza una crema hidratante con factor de protección para que te resulte más cómodo y así no olvides nunca aplicar la protección solar.

Recuerda llevar a cabo todos estos consejos también por el cuello hasta el final del escote. Muchas veces olvidamos cuello y escote en invierno y es un gran error. Si quieres lucir un bonito escote cuando llegue la primavera debes aplicar todos los cuidados que hemos mencionado también en cuello y escote durante el inverno.

Las manos también deben tener una mención especial

Las manos se agrietan con mucha facilidad y estar constantemente lavándolas o mojándolas tampoco ayuda mucho. Es muy recomendable utilizar un jabón hidratante de glicerina o manteca de Karité por ejemplo además de ser generoso utilizando una crema para manos secas que te recomendamos mantener siempre a mano. Esto permitirá que siempre que la veas o notes tus manos secas te la apliques de forma regular.

No olvides tus labios. Son una de las partes más sensibles de nuestro rostro.

Los labios tienen una gran propensión a padecer las antiestéticas grietas que además de ser molestas son difíciles de curar. El frío es el peor aliado de los labios por lo que sus cuidados y atenciones deben ser mayores en esta época del año.

No debe faltar un cuidado diario para que sufran lo menos posible en inverno. Mantenerlos cuidados e hidratados es fundamental para que estén perfectos. Te recomendamos una barra labial protectora, cacao, bálsamo labial o un reparador labial si los efectos del frío empiezan a ser evidentes. Y recuerda que lleven también protección solar. La piel de nuestros labios es una de las más sensibles tanto a las inclemencias del invierno como a los rayos ultravioletas.

Esperamos que estos consejos te hayan ayudado a saber cómo proteger la piel del frío. Recuerda que estamos para aconsejarte, déjanos un comentario o escríbenos. Nos encanta ayudarte.

Centro de Belleza y Salud Patricia Moreno

Montecarmelo – Mirasierra – La Moraleja – Madrid