Teléfono

616 96 89 33

Correo electrónico

info@patriciamorenobelleza.es

Horario comercial

Lun - Vie: 10h00 - 20h20

Hoy, 31 de agosto, es el Día Internacional de la Obstetricia y la Embarazada. Para celebrarlo de forma “activa” os hemos preparado un post sobre ejercicio durante el embarazo.

La actividad física es necesaria para todas aquellas personas que quieran encontrarse bien y sentirse sanas. Obviamente el embarazo es el mejor momento para tomarse en serio eso de cuidarse. Aunque lo de que “hay que comer por dos” es rigurosamente falso…, sí hay que cuidarse por dos y es muy beneficioso realizar ejercicio, tanto para la futura mamá como para el bebé (siempre y cuando no existan complicaciones que limiten la capacidad de la embarazada).

Es una etapa muy especial.

EJERCICIO DURANTE EL EMBARAZO

El ejercicio libera endorfinas que nos hacen sentirnos mejor, además podemos aliviar dolores de espalda, mejorar la postura, fortalecer y tonificar los músculos, prevenir el deterioro de las articulaciones, reducir el estrés y la ansiedad, preparar el cuerpo para el parto acumulando menos grasa para, de este modo, recuperar la silueta más rápidamente tras dar a luz.

Si no estabas en forma antes de quedar embarazada, puedes comenzar despacio e ir aumentando el nivel de manera gradual a medida que se fortalece.

Durante el primer trimestre del embarazo el cuerpo realiza una serie de cambios importantes y posiblemente te pida que te concedas un mayor descanso, así que escúchale.

Si, por lo contrario, te encuentras bien y eres una mujer activa y con buena forma física, podrás practicar o seguir practicando de forma habitual alguna actividad deportiva o realizar ejercicio físico de forma habitual siempre bajo la supervisión y consentimiento de tu médico.

Durante el embarazo conviene evitar ejercicios de alto impacto (rebotar, saltar, cambiar bruscamente de dirección) y deportes de riesgo (esquiar, montar a caballo, bucear…).

Algunos ejercicios de baja intensidad como caminar y nadar serían los más adecuados para comenzar. También deberíamos realizar ejercicios de bajo impacto como el Pilates, el Yoga o Clases de Estiramiento y Activación Muscular y te recomendamos realizar ejercicios de autocargas y bandas elásticas.

La clave está en prestar atención a las señales que envía el cuerpo. Muchas mujeres, por ejemplo, se marean durante los primeros meses de embarazo.

A medida que el bebé crece, su centro de gravedad cambia desplazándose. Por lo tanto, es probable que les sea difícil mantener el equilibrio, en especial durante el último trimestre.

Del mismo modo, a medida que el bebé vaya ganando tamaño irá comprimiendo sus pulmones, por lo que disminuirá la capacidad para inhalar aire y el ejercicio se le hará más cansado. No se debe forzar.

Si vas modificando tu nivel de actividad para adecuarlo a tu estado físico, podrás disfrutar del ejercicio físico de forma segura y realizarlo de forma saludable.

Estos ejercicios pueden ser ideales:

  • Ejercicio Cardiovascular

° Caminar durante 30min

° Bicicleta Estática

  • Ejercicios de Fuerza

° Sentadilla libre

° Press de hombro sentada

° Trabajo de dorsal con banda elástica

  • Estiramientos

° Puente

° Bird Dog.

Artículos recomendados