Medicina tradicional china

Para hablar sobre la medicina tradicional China tenemos que remontarnos a la Antigüedad, ya que existe desde hace más de 2.500 años. Es una medicina holística, es decir, entiende que no existen enfermedades como tales, sino enfermos. Sus profesionales consideran que el cuerpo humano proviene de las energías del universo. Se basa en principios como el Yin (energía negativa) y el yan (energía positiva), el sistema de flujos de energía (Sistema Meridiano), o la doctrina de los cinco elementos. El chi o energía vital regula el equilibrio espiritual, emocional, mental y físico.

Cuando los flujos de energía se encuentran en equilibrio el cuerpo está saludable. Cuando estos flujos se encuentran bloqueados, o desequilibrados entre las diferentes partes del cuerpo, la persona está enferma.

En la China antigua, los médicos cobraban un salario mientras sus clientes estaban sanos y dejaban de percibirlo en cuanto caían enfermos. De este modo se consideraba que el médico que tenía muchos pacientes, y que cobraba sus servicios, era un buen profesional. Los clientes de un médico pagaban por que el médico mantuviese su salud en perfecto estado y no porque les curase cuando caían enfermos. Se pensaba que el médico se daría tanta prisa como pudiera en curar a su paciente para reparar su prestigio, mantenerle sano y volver a cobrar por mantener su salud.
La medicina ancestral oriental observa no sólo lo que padece el órgano afectado, sino también lo que está sucediendo en todo el organismo, la manera de manifestarse, como responde a las influencias externas y a los estímulos del entorno.

Medicina Ancestral Oriental

Sabiduría milenaria

Para sanar acuden a técnicas como la fitoterapia y dietoterapia, a los ejercicios físicos, la acupuntura y los masajes reparadores.

  • La Fitoterapia: Consiste en el uso de plantas medicinales para tratar determinadas alteraciones.
  • La Dietoterapia: Llevar a cabo una alimentación equilibrada es fundamental para la salud. Una correcta nutrición, con los alimentos precisos, incide sobremanera en el equilibrio del organismo para regularlo y sanarlo.
  • Ejercicios físicos: Practicar ejercicio físico y combinarlo con un adecuado reposo constituye un uno de los pilares fundamentales para la salud. Activa la circulación de la energía por todo el cuerpo, refuerza la mente y evita patologías originadas por la vida sedentaria, etc.
  • La Acupuntura: Consiste en la inserción de finísimas agujas en determinados puntos corporales situados a lo largo del recorrido de los meridianos o canales energéticos. Esta técnica consigue restaurar el equilibrio vital y regular las funciones del organismo actuando sobre la circulación, el sistema nervioso y las sustancias que el cuerpo genera.
  • Los masajes reparadores: Los desequilibrios corporales suelen manifestarse en forma de contracturas, dolores musculares, dolores de cabeza, problemas gástricos… que gracias a diferentes técnicas manipulativas terminan regulando la energía que fluye y circula por los meridianos.

Combinando éstas técnicas milenarias de la Medicina Tradicional China, acabamos con dolencias y contracturas musculares, migrañas, ansiedad o estrés, y ayudamos a lograr antes los objetivos en los programas de pérdida de peso.

En nuestro centro incorporamos a nuestra carta de servicios los cuidados profesionales de la Medicina Tradicional China, como siempre, de la mano de los mejores expertos en la materia: Roberto de la Cuerda, Acupuntor profesional titulado por la fundación Golden Clover de Medicina Natural desde el año 2005. Conocimientos ancestrales científicamente contrastados y cuya filosofía podría extractarse de la siguiente manera:

“La belleza no desaparece al envejecer, se transforma y debe cultivarse.
Al llegar a la madurez se puede estar más sano y más atractivo que cuando se era joven.
El ser humano es responsable de alcanzar la plenitud cultivando la mente y el cuerpo.”